Siempre me ha gustado escribir, me apasiona compartir con otros mis experiencias y me encantan las cámaras.  Cada vez que tenía un ratito libre, lo aprovechaba para pasearme por las cuentas de Instagram de otras personas que admiro, y tomaba ideas de vestimenta o aprendía sobre algún estilo de vida que me inspirara a ser mejor. Entonces, teniendo en cuenta que pasaba mucho tiempo en esto y considerando el impacto que estaban teniendo las redes sociales, decidí que tal vez podría unirme a esos que son inspiración para otros y sacarle mayor provecho a mi tiempo libre.

Hace dos años se me ocurrió la “brillante” idea de convertir en un blog lo que había sido una página de Facebook, donde publicaba tips de vestimenta para el ámbito laboral, dirigido a la mujer profesional.  En un principio la meta era solo publicar ideas, consejos, tendencias y cualquier cosa relacionada a la vestimenta.  Pero, eventualmente, durante el proceso me di cuenta que para proyectarnos como profesionales debemos considerar todos los aspectos que nos permiten lograrlo.  Por ejemplo, educarnos continuamente, aprender de otras personas, compartir nuestros conocimientos, cuidar de nuestra salud y empoderarnos para mostrar lo mejor de nosotras más allá de la vestimenta.

Entonces, comencé a trabajar en el diseño y todo lo que hay detrás de la página web.  Reuní a todos los recursos que necesitaba para poder crear mi producto final y el pasado 25 de abril de 2018 publiqué mi blog.  Siempre tuve claro que tener un blog no es un pasatiempo más, sino una responsabilidad y un compromiso no solo conmigo, sino con mi audiencia.

Una vez empieces, debes mantenerte escribiendo y no perderte como hace mucha gente”.  James Lynn

Con ese consejo en mente de la primera persona que me apoyó, arranqué mi travesía sin contar con que unos meses después, me encontraría de cama y renunciando a mi empleo full time. Pensé que no lograría nada de lo que me había propuesto, sin embargo, me ha sorprendido que, a pesar de los inconvenientes, sigo aquí haciendo lo que me gusta y aprendiendo cada día.  Durante mis primeros 3 meses como “bloguera”, he tenido la oportunidad de disfrutarme buenos aciertos, pero también lamentar las consecuencias de unas cuantas “metidas de pata” que me han llevado a descubrir realidades sobre el famoso mundo del “blogging”.  Algunas han cambiado mi perspectiva positivamente y otras me han hecho ver lo más negativo de este ambiente.

4 realidades positivas de ser “Blogger”

 Compartes conocimiento al mismo tiempo que aprendes

La interacción que se crea con una plataforma como esta es impresionante.  He llegado a conocer personas que jamás imaginé y algunas de ellas me han enseñado nuevas técnicas o conceptos que me han aportado mucho bienestar en todos los aspectos de mi vida.  El hecho de que estás compartiendo una información y dándote a conocer, te convierte en un agente de cambio, lo cual te reta a ser cada vez mejor como persona y profesional.

Disfrutas de eventos importantes donde puedes continuar creciendo

Como “Blogger”, comienzas a ser parte de diferentes eventos, donde no solo conectas con otras personas, sino que te das a conocer y creas tu propio equipo de recursos o apoyo.  De hecho, conoces fotógrafos, relacionistas, otros blogueros, y mucha gente profesional con el mismo deseo de crecer que tienes tú.

Descubres nuevas oportunidades

Aunque parece que solo te dedicas a escribir y hacerte fotos, la realidad es que en el camino las mismas personas que conoces te solicitan otros servicios como charlas o talleres con lo que puedes comenzar a generar un ingreso extra o convertirlo en tu propio negocio.  También, te retas a explorar nuevas aventuras con las que descubres para qué eres bueno.

Comienzas a “cambiar” y descubres quienes realmente merecen estar en tu vida

Si te tomas el proyecto en serio, como lo he hecho yo, te darás cuenta de que hay muchas cosas o personas que no necesariamente te aportan algo positivo.  Por lo que, aprendes a descartar todo lo que te resta energía o tiempo, dices adiós con toda la seguridad del mundo y comienzas a rodearte de las personas correctas, al mismo tiempo que atraes las cosas que forman parte de tus nuevos intereses.  Recuerda que somos el promedio de las 5 personas que más nos rodean, debes asegurarte de que estén en tu misma página.

4 realidades NO tan positivas de ser “Blogger”

“Tienes que estar en todo” para que te conozcan

No soy de las que aman estar donde están todos, así que esta realidad es una de las que menos me gusta.  Usualmente elijo a qué eventos quiero asistir y cuáles no me identifican.  Soy de las que piensa que no debo ser igual al resto del mundo para “encajar”, sigo mis intereses y sé que en su momento tendré los resultados que deseo. No me hace más ni menos ser de esta forma, simplemente me permite llegar a donde quiero y no sentir que estoy descuidando mis intereses por complacer a la humanidad.  Si para ser conocida “tengo que estar donde están todos”, pues me tardaré un poco más en llegar a la audiencia general.  Mientras tanto, prefiero dedicarle tiempo y esfuerzo a quienes buscan el contenido que ofrezco.

Tus familiares y amistades no son tu principal apoyo

Es una triste realidad, pero muy pocos miembros de tu familia o amistades entenderán lo que significa para ti tener un blog, más aun si lo consideras como una fuente de ingreso en algún momento.  Muchos piensan que es un nuevo “embeleco” tuyo, que no tienes nada más que hacer y si les dices que es tu nuevo trabajo, lo toman como un chiste.  Es probable que puedas lidiar con esto, pero ciertamente desmotiva que las primeras personas de las que esperas apoyo, son las que menos te lo dan.  Por eso es tan importante que si te lanzas a la aventura, estés muy segura de ti y que mantengas tu enfoque siempre por encima de todos.  A veces hay que ser egoísta, particularmente cuando se trata de tus sueños.

Si quieres crecer, tienes que “regalar” tu trabajo

Si bien es cierto que se comienza desde abajo ofreciendo un poco de lo que sabes sin ningún tipo de paga monetaria, eventualmente tu meta es “vivir de lo que amas hacer” y para eso necesitas cobrar por tu labor.  Cuando dices que “trabajas por tu cuenta” o con algún proyecto relacionado a las comunicaciones y el mercadeo, muchas personas piensan que estás dispuesto a trabajar de forma gratuita o por muy bajo costo.

Por lo tanto, aquí enfrentarás un reto muy grande, pues solo tú eres responsable de lo que quieres y haces.  Nadie le pondrá valor a tu tiempo y esfuerzo, así que debes tomar en cuenta ciertos puntos para poder valorar tu trabajo y con este aportar a tu crecimiento.

Hay presión, competencia y opiniones por todos lados

Aunque “trabajas para ti”, no te salvas del estrés ni del qué dirán. Hay presión de tener un escrito a tiempo, de poner la foto en las redes (y que sea de calidad, no cualquier foto), de mantenerte al día, de leer la opinión de la gente y de aguantar los ambientes tóxicos, en fin…por todos lados encontrarás presión.

¿Piensas que todos los “creadores de contenido” son amigos y se apoyan?

¡Te equivocas!  Aunque hay un buen grupo de colegas con excelentes destrezas de relaciones interpersonales y muchas intenciones de apoyarse mutuamente, la realidad es que este ambiente es muy competitivo, y en algunas ocasiones no de la manera más positiva.  Apoyo totalmente que seamos competentes y entiendo que muchos se han fajado para llegar a donde están, pero soy de las que piensa que no hay necesidad de pasar por encima de otros para crecer y lograr nuestras metas.

Además…

Si tenías la perspectiva de que los “bloggers” se hacen “famosos” porque se toman fotos con el café de la esquina o porque todo el tiempo usan ropa nueva que le regalan, estabas completamente lejos de la realidad.  Hay muchos sacrificios y verdades que no aparecen con filtro en las redes, y puede ser que no te gusten.  Admiro a todos los creadores de contenido que están haciendo un trabajo de excelencia a pesar de que tienen un empleo a tiempo completo y otras responsabilidades personales.

Llevo tres meses en este mundo disfrutándome el proceso y puedo decir que sigo muy entusiasmada con todo lo positivo que me ha brindado.  He aprendido de lo negativo y no permito que me afecte.  Son más los beneficios que las desventajas.  Así que, te invito a compartir con otros lo que sabes a través de un blog o cualquier otro medio digital, donde puedas ser inspiración para alguien más.

*Consejo estelar:  asegúrate de seguir siendo siempre tú, no compitas con nadie y enfócate en ser una mejor versión de ti, jamás en imitar a otros.

 

 

GIF’s 

  1. Gracias por este post, muchas gracias!…Estoy en el proceso comenzando me hace sentir que no debo perder mi norte. Que solo tengo que disfrutar, enfocarme e identificar todo aquello que me haga ser más, que me hará crecer.

    • Felicidades, ya diste el primer paso. Ahora solo debes enfocarte en eso. Trabajar, aprender, educarte, seguir aprendiendo y hacer siempre lo mejor que puedas. No pierdas tiempo viendo lo que te falta o escuchando lo que dicen. Haz lo que entiendes mejor para cumplir tu propósito. Mucho éxito. Gracias por leerme.

  2. Este ha sido el más que me ha gustado. En la parte en la que hablas de que la familia no apoya…wow….totalmente de acuerdo, por lo menos en un principio no lo hacen, luego se montan en el barco.

    Me gusta cuando mencionas que admiras a los que tienen un trabajo full time y tienen un blog. Te cuento que en mi caso eso ha sido lo más retante. Aunque me organizo, el tiempo parece no dar, pero ahí vamos. Sigue cosechando éxitos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>