El martes 29 de mayo fui parte de los recursos del taller Update your career organizado por Cynthia Martínez del blog My Barely Famous Life.  En esta ocasión presenté el tema “Ya tengo el trabajo que quería, y ahora qué?  Les confieso que cuando recibí la invitación, me sentí super contenta y a la vez asustadísima.  Aunque siempre he querido ser parte del crecimiento de otros profesionales, asusta un poco la idea de que por fin vas a estar dirigiéndote a ese grupo de personas que, probablemente, tiene altas expectativas sobre tus conocimientos y lo que vas a compartir.

Por otra parte, me sentí muy emocionada porque esa invitación significó para mí una meta cumplida luego de haber asistido a más de un taller ofrecido por Cynthia.  Ese martes comprobé que soy ¡UNA REBELDE CON CAUSA!  Hace un tiempo me comprometí conmigo misma a convertir cada idea en una acción y los resultados de mi compromiso y dedicación han sido positivos.

La audiencia del taller estuvo compuesta mayormente por féminas, así que tuve ese factor a mi favor, ya que mi blog está dirigido a la mujer.  Entre las cosas que más me disfruto de estos talleres es la parte de conocernos, donde hablamos bien rápidamente de quiénes somos, qué hacemos y qué queremos lograr.  En este ejercicio tuve la oportunidad de conocer a maestras, relacionistas públicas, cantantes, bailarinas y otras interesantes mujeres que quieren seguir creciendo o darle un giro a su estatus dentro del ámbito laboral.

Esa primera interacción con mi audiencia me ayudó a sentirme más tranquila y con la confianza de poder expresarme de una manera natural y auténtica, lo cual me ayudó a lograr una mejor conexión con las participantes al momento de hablar sobre el tema que presenté.

¿Qué aprendí de esta experiencia?

  • Todos tenemos algo que ofrecer.  Ya sea una idea, un servicio, un producto, cualquier cosa que sea útil para ayudar a otra persona a ser mejor o facilitar su vida es una aportación perfecta y tenemos la capacidad de compartir eso que sabemos.
  • Hay mil formas de hacer o decir algo.  ¡Qué bueno!  Sería muy aburrido y complicado que solo tuviéramos un punto de vista o una manera de pensar sobre un tema en particular porque no siempre aprendemos de la misma manera.  Todos los recursos presentes hablamos sobre la importancia de la imagen para presentarnos ante un público y dar una buena impresión.  Cada uno expresó su opinión y los participantes del taller se llevaron la información que necesitaban para aplicarla en sus distintos roles.
  • Las expectativas son enemigas de nuestra mente.  Cuando tenemos demasiadas exigencias sobre nosotros mismos, nos limitamos sin darnos cuenta.  Me preparé para presentarme ante una audiencia exigente y profesional que esperaría una aportación relevante de mi parte.  Y sí, eran profesionales, pero seguían siendo personas como yo con un deseo de aprender.  Aunque por el factor tiempo hubo detalles que no pude discutir muy a fondo, varias de las personas presentes se acercaron a mí para decirme que presenté “muy buena información”.  Exigirnos está bien, lo que está mal es subestimarnos y pensar que no vamos a cumplir con las expectativas que tenemos, y que no necesariamente son las mismas de la audiencia.
  • Compartir el conocimiento nos hace grandes.  Tenemos demasiado miedo de que “nos roben las ideas” o que alguien más sepa hacer algo como nosotros.  ¡Eso es un ERROR!  Mientras más compartes y das a otros, mejores oportunidades recibes.  Además, logras que otras personas continúen aportando herramientas y técnicas para desarrollar su intelecto en el competitivo escenario laboral.
  • Atreverse es la clave para dar pasos grandes.  Nunca pensé que en tan solo un mes luego de haber publicado mi blog recibiría una invitación de Cynthia para este evento dirigido a profesionales de diferentes industrias, lo cual fue un gran reto.  Tenía la opción de decir que no, pero eso hubiera sido como bloquear mi propio camino y negarme a crecer.  Así que, acepté el reto, trabajé una presentación basada en mis conocimientos y experiencias y la compartí muy orgullosamente.

¿Qué te recomiendo si tuvieras la oportunidad que yo tuve?

  • Atrévete.  Nada vas a descubrir o aprender si no lo haces.  Deja el miedo a un lado y da el primer paso para que empieces a tener resultados diferentes y favorecedores.
  • Olvídate de la perfección.  Hecho es mejor que perfecto y no se llega a ese nivel sin la práctica.  ¿Crees que es la primera y única charla que voy a ofrecer?  CLARO QUE NO…aunque vuelva a sentir las mismas dudas del principio tengo que continuar presentándome ante diferentes audiencias para seguir mejorando en el proceso.
  • Prepárate.  Si llega ese momento de compartir tus mejores dotes, estudia ese tema del que quieres hablar, edita algunos puntos y ensaya tu proyección para el gran día.  Ahí estará representada tu imagen y todo lo que tienes para ofrecer.
  • No te dejes controlar por las expectativas.  Es muy positivo que mantengas un grado de exigencia en un cierto nivel, pero no te castigues ni te subestimes.  Tu seguridad en ti misma es una de tus mejores herramientas para lograr el éxito.
  • Haz lo mejor que puedas.  No te preocupes si alguien lo dijo ya.  Enfócate en lo que tú puedes aportar para el crecimiento y beneficio de alguien más.  La mejor recompensa que puedes tener es ver cómo los demás mejoran gracias a la aportación tuya.
  • No te sabotees.  Luego de aceptar el reto, seguramente podrás identificar algunas cosas que pudiste haber hecho mejor u otras que simplemente no hubieras hecho.  Pero es excelente que cometas errores, porque tienes otra manera de aprender algo y puedes ver cuánto vas evolucionando a través del tiempo.

Al final, lo importante es saber que aceptaste un reto y que lograste superarlo porque decidiste lanzarte y dejar tus miedos a un lado para hacer eso que tanto te apasiona.  No permitas que los miedos o esas expectativas irreales se apoderen de ti y de tus sueños.  Dale acción a todas las ideas que tienes guardadas para después o esperando el momento “perfecto”.

¡El momento es ahora!

Aprender es vital para poder dar inicio a cada proyecto o mantenernos al día en un mundo competitivo y cambiante.  Yo lo logré y estas palabras me confirman que lo hice bien, pero aún hay mucho por hacer, así que es solo el principio.

Hablaste claro y pausado.  Te moviste por el espacio de la forma correcta.  Todo era fácil de entender y diste buenos consejos.  Eres buena conferenciante porque proyectas bien.  Para mí lo hiciste espectacular. –Mónica I. Quesada, participante del taller.

Gracias a Nayda Fernández de PR Loves Yoga por los certificados de una clase de yoga gratis para las participantes.  Empoderarnos de nuestra salud es parte de nuestra responsabilidad como emprendedores.

Aquí con Lucero Robles, ganadora de un obsequio de Dear Blazer by Anmarie

Con la espectacular Cynthia Martínez, ¡gracias por la confianza!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>