Sí, no hay dos, es siempre una ocasión la que tenemos para mostrar la mejor versión de nosotros.  Esto es súper importante y probablemente para otros, define lo que somos en el ambiente profesional.

Hay muchas formas de impresionar, pero no cabe duda que la vestimenta y nuestra proyección juegan un papel clave.  Y, ¿qué proyectamos con la vestimenta?  Desde nuestros gustos personales hasta la motivación por lo que hacemos.  Parece tonto, pero si vas a una oficina y encuentras a la recepcionista con unos jeans rotos, una blusa escotada y además las tacas del jangueo, lo único que pensarás es que te equivocaste de lugar.  Lamentablemente no estamos muy lejos de la realidad cuando hablamos de estas cosas porque se ve de todo cada día.

Sin embargo, cuando vemos a una mujer con un vestido elegante acompañado de una chaqueta y unos zapatos que, quizás no son altos, pero se ven chic…nuestra perspectiva cambia totalmente.  De eso se trata, de dar una impresión totalmente distinta a la que cualquiera puede dar.  Claro está, la ropa puede proyectar una cosa, pero si olvidas decir el “buenos días”, ya le restaste 10 puntos al outfit.

Foto: Yomar Dávila  

Por eso es importante que tomes en cuenta que tu vestimenta habla de ti, pero tu proyección determina lo que eres y lo que ofreces en el ámbito laboral.  Una vez tuve la oportunidad de conocer a un reconocido chef por primera vez.  Me tocó entregarle un cheque, y ese día decidí ponerme para la oficina el jean roto con la blusa más casual que tenía porque era viernes.  ¿Qué pasó?  Perdí la oportunidad de dar una buena impresión a ese chef.

Hay tres cosas que debes tener en cuenta para proyectar esa imagen que deseas en una primera ocasión.  Personalmente lo he comprobado y es un hecho que cambia mucho la percepción de puede tener la otra persona sobre ti.

  • Siempre saluda con un apretón de manos firme y mirando a los ojos a la otra persona; nunca con manos débiles como si se nos fueran a romper los dedos y tampoco con una mirada perdida en el espacio

  • Demuestra seguridad al hablar, aunque te mueras de miedo habla claro y alto

  • Asegúrate de proyectar tus mejores atributos como profesional; desde un saludo apropiado hasta una despedida cordial y amena

Recuerda:  nunca subestimes lo que puede traerte la agenda, cuando menos lo esperas te sorprende el día.  Mejor muerta, que sencilla.

GIF’s

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>