El jueves 14 de junio participé de una conferencia sobre Resiliencia ofrecido por el equipo de YSC y organizado por las emprendedoras de Mujer Emprende Latina.  Me pareció que era imprescindible estar allí, pues todos en algún momento enfrentamos diferentes crisis o situaciones que debemos saber manejar y superar.  Sobre todo, cuando te lanzas a trabajar un nuevo proyecto o decides iniciar el camino hacia tus metas, como lo estoy haciendo yo.

Durante la conferencia, tuve la oportunidad de interactuar con varias de las personas que estaban en mi mesa y fue muy alentador saber que hay muchos profesionales educándose, conectando y creciendo.  Parte de la tarea de ser resilientes es, precisamente, conectar con las personas correctas y crear un grupo de apoyo.  Pero, ¿qué es la resiliencia?  De acuerdo con la definición que nos compartieron los conferenciantes, es “la habilidad de crecer, adaptarse y desempeñarse en tiempos de cambio y desafío”.  Para mí, es volver a comenzar a raíz de una crisis o una serie de cambios que te dejaron una huella en la vida.

Si adaptamos esa definición al aspecto profesional, sería la capacidad de enmendar tus errores, aprender de ellos y desarrollar mejores técnicas para tener más aciertos durante el proceso de crecimiento.  Así que, de acuerdo con el modelo de resiliencia de YSC, hay varios elementos que necesitamos como profesionales para ser resilientes y que debemos fomentar en los demás.

Apoyo

Es bien importante que sepamos con quiénes contamos, cuántas de esas personas nos dan apoyo emocional y cuáles son nuestro apoyo práctico.  Para lograr esto, necesito tener bien claro quién soy YO y cuáles son mis roles.

Confianza

Si estoy consciente de quien soy, entonces puedo desarrollar confianza en mí misma para luego confiar en los demás.  Para lograrlo es necesario que aprendamos a bloquear los diálogos internos negativos y dar paso a lo positivo.  ¿Te saboteas con pensamientos tóxicos?  Si tu respuesta es sí, es momento de hacer una pausa y deshacerte de eso que te roba energía.

¿Sientes que tienes el síndrome del impostor?

Cecilia, una de las conferenciantes, nos habló sobre este síndrome que es “el miedo de que piensen que no eres lo suficientemente bueno haciendo algo”.  ¿Es positivo o negativo?  Aunque parezca contradictorio, es positivo.  Cuando nos preocupamos por hacer algo bien o por ser exitosos en lo que estamos haciendo, es normal que tengamos inseguridad.  Lo que no está correcto es que nos quedemos paralizados y que no nos importe seguir haciendo las cosas mal, aunque podamos afectar a otros.

Esfuerzo

 

Cuando sabemos en qué hemos fallado, qué cosas o personas hemos tenido que bloquear y a quienes seleccionamos para hacer los cambios que queremos, es necesario que seamos flexibles.  Sí, porque es muy probable que las opciones que escogimos no nos funcionen y tengamos que cambiar el plan.  En eso estriba el elemento del esfuerzo, en poder ver las múltiples salidas que hay en medio de los desafíos para acercarnos a nuestros objetivos.

Recuperación

Tómate un café, respira aire fresco, escápate a la playa o simplemente escribe lo bueno y lo malo que estás atravesando.  Durante cualquier proceso de cambios y retos, es imprescindible que nos tomemos el tiempo de recuperar fuerzas y energías.  Uno de los aspectos más importantes para poder desarrollar la resiliencia es tener estabilidad mental, física y emocional.  El espacio para reflexionar y meditar sobre lo que estamos atravesando es justo y necesario durante un proceso de cambio.

Aprendizaje

Toda situación, buena o mala, nos garantiza un aprendizaje que nos ayuda a entender y mejorar aquellos aspectos que no fueron asertivos.  Este elemento es importante para saber qué parte de la historia logramos cambiar durante todo el proceso y qué cosas podemos hacer para seguir en ruta al éxito.

¿Qué elementos te faltan para ser resiliente?

La resiliencia no es algo fijo, se cultiva y es dinámica…solo debemos aceptar la responsabilidad de desarrollarla para aplicarla en los momentos de grandes desafíos, tanto a nivel personal como profesional.

La vida es un maratón” – Cecilia, YSC

Concuerdo con Cecilia, andamos en un maratón diario que nos suele agotar.  A veces sentimos que no podemos más, y en otras ocasiones hasta necesitamos parar.  Pero, lo importante es tener la iniciativa de continuar y no perder el enfoque durante el camino.

 

 

 

*Las fotos no pertenecen a Dear Blazer, haz clic sobre las mismas para el enlace del autor.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>