No es un secreto que, cuando nos cuidamos, se nota en nuestro semblante, la actitud y hasta en la manera de lucir la ropa. En estos días de distanciamiento social probablemente has dejado de arreglarte porque «no vas a reunirte con nadie», «porque estás muy ocupada con las tareas de tus hijxs» o simplemente porque «no puedes salir de casa» y «te da igual».

Sin embargo, hay algo que estás olvidando, y es que no te arreglas para otros, porque tienes que salir o porque alguien te esté esperando, sino para ti misma…porque mereces sentirte bien y verte bien siempre.

Cuando dejas tu arreglo y cuidado personal para luego o para más tarde…en realidad te estás dejando para después a ti misma.

La imagen consciente es un conjunto de elementos esenciales que se proyectan a través de una apariencia intencionalmente cuidada. Es incorporar rutinas, hábitos y prácticas diarias que te aporten bienestar integral, desde tu interior.

Independientemente de cuáles sean las circunstancias, es posible aplicar el autocuidado, si tienes disposición y un compromiso genuino contigo misma. Lo anterior no sucede sin antes reconocer tu valor y todo lo bueno que mereces. Así que, comparto contigo una rutina de 5 pasos que puede ayudarte a desarrollar tus primeros hábitos de autocuidado hasta que hayas encontrado tus favoritos.

  1. Recita una afirmación positiva frente al espejo cada mañana. Esto te ayuda a transformar tu perspectiva y hacer las paces con algún pensamiento negativo que traes rondando en tu mente. Las afirmaciones positivas son recomendadas para mejorar tu estado de ánimo. En el enlace AFIRMACIONES POSITIVAS DEAR BLAZER te comparto 10 que forman parte de mi camino espiritual personal por si también deseas adquirirlas y hacerlas parte del tuyo. Presiona AQUÍ para sugerencias de cómo usarlas.
  2. Agradécele a tu cuerpo. Dale las gracias a tu cuerpo por todo lo que hace por ti: te mueve, te permite pensar, crear, digerir alimentos, respirar, soñar, sanar heridas, dar vida…en fin, nuestro cuerpo es un templo, una fuente de abundancia mágica que nos llena de luz y energía cada día. Comienza a mirarlo con amor, y verás resultados distintos.
  3. Nutre tu templo con amor y sabiduría. Cuida conscientemente lo que consumes, no solo en alimentos y bebidas, sino en información. ¿Qué es lo primero que lees al despertar? ¿Qué tipo de contenido escuchas y ves? ¿Cómo eliges cuidar tu intelecto cada día? Suelta el modo automático, permítete explorar una nueva forma de informarte.
  4. Regálate más silencio. No tienes que pasar largas horas sin escuchar nada o sin hablar, con tan solo 5 o 10 minutos diarios en un espacio de silencio, le regalas una porción de amor propio a tu mente y espíritu. Ambos te lo agradecerán. ¡Haz la prueba y me cuentas!
  5. Elige hacer las paces contigo. Esto es una elección personal, ningún curso, asesora, guía o coach puede hacerlo por ti. Recuerda que eres la persona con quien estarás siempre…identifica qué necesitas sanar o perdonar para hacer las paces contigo y disfrutar de tu mejor compañía en cualquier circunstancia de la vida.

Nada nos cura mejor que un buen regalo de tiempo, buenas vibras y amor incondicional para nosotras mismas.

Comienza con esta rutina, y luego incorpora otras prácticas que se ajusten a tu necesidad. Nunca dejamos de aprender, siempre hay espacio para mejorar. Descarga esta «Agenda de autocuidado» y úsala cada semana para crear tus hábitos saludables. Elige cuidarte desde hoy…contagia a otras mujeres con tu amor propio.

Si te gustó esta nota, no olvides compartirla con otra mujer profesional y exitosa como tú. Estoy aquí para acompañarte en tu proceso de cambios y ayudarte a proyectar una imagen consciente. Escríbeme.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>