El autosabotaje es un conjunto de factores que suelen traer dudas, miedos, límites y estancamiento constante. Por lo general, lo asociamos con proyectos o metas profesionales, pero la realidad es que está presente en otras circunstancias de la vida que implican un cambio o un nuevo reto.

Por ejemplo, cuando se habla de la imagen personal, también se manifiesta y es una de las causas más comunes por las cuales una mujer no logra hacer las paces consigo misma para aceptarse y amarse tal y como es. En ocasiones el autosabotaje se produce por viejas creencias o conductas aprendidas, y en otras se desarrolla como consecuencia de un entorno tóxico que va limitando la mentalidad de quienes se sabotean, consciente o inconscientemente.

Efecto paralizante

En el momento que comienzas a darle paso a esos pensamientos o creencias limitantes, se produce el efecto paralizante que influye negativamente en el cuidado de tu imagen. Aunque puedes reconocer que necesitas más tiempo de calidad para ti, hay una voz que te susurra que «tienes otras cosas que hacer y atender» mucho más importantes que pararte frente al espejo y regalarte palabras de amor cada día.

Cuando decides comenzar a hacer ejercicios o iniciar una nueva rutina saludable, aparecen situaciones inesperadas que tratan de impedir el inicio de esa meta que te has propuesto. Igualmente pasa cuando has decidido transformar tu mentalidad para darle paso a los cambios que quieres manifestar para tu vida, pero en realidad se trata de una trampa del sabotaje para probar cuán comprometida estás contigo y qué tan lista te sientes para tomar acciones amorosas que te aporten bienestar.

Señales de alerta

El autosabotaje puede llevarte a vivir un patrón tóxico del cual no estés consciente, hasta que aparecen ciertas señales de alerta. Las más comunes son: falta de seguridad en ti que provoca dudas constantes sobre lo que eres o no capaz de lograr, sentir que no eres suficiente o que te falta algo para «encajar» en ciertos estándares de belleza, dificultad para reconocer lo valiosa, única y especial que eres, compararte con otras mujeres y juzgarte por no ser como ellas.

Estas señales pueden manifestarse de distintas maneras y usualmente vas a encontrarte repitiendo diálogos internos negativos y llenos de críticas que se reflejan a través de una baja autoestima o una carencia notable de amor propio. Como consecuencia, proyectas inseguridad y comunicas un mensaje incoherente de quién eres en esencia. Además, se te hace difícil encontrar aspectos positivos de ti o reconocer para qué eres buena.

¿Se puede superar el autosabotaje?

Aunque parezca imposible, la respuesta es un SÍ. He tenido la oportunidad de acompañar a mujeres de distintas edades con varios roles, pero con la misma meta: transformar su imagen desde el interior. Ver cómo logran trascender sus miedos, los patrones tóxicos y las creencias limitantes para darle paso a una nueva y mejorada versión de sí mismas es impresionante y muy gratificante; pero no te miento, el proceso no es fácil o rápido. Sin embargo, si tienes la disposición, puedes lograrlo con paciencia y consistencia.

Esto es parte de lo que trabajamos juntas en una mentoría personalizada, donde te ayudo a encontrar tus propias respuestas para tomar decisiones diferentes que te hagan sentir bien y mejorar la relación que tienes contigo frente al espejo. Si estás lista para dar este paso, invierte en ti. Escríbeme para coordinar una llamada de evaluación.

Será un placer acompañarte en tu proceso de autodescubrimiento para comenzar a disfrutar de tu imagen personal sin juicios ni autosabotaje.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>