A este punto del año, ya podemos saber si hemos estado tomando las acciones que necesitamos o si, por el contrario, aún no arrancamos y seguimos dándole vuelta a los asuntos.  En marzo, comenzamos a ver algunos de los resultados de aquellas inversiones que decidimos hacer a finales del año, ya sea de tiempo, de energías o de dinero.  Al igual que con los proyectos profesionales, me gusta detenerme a observar y evaluar qué acciones me han dado resultados positivos en cuanto al aspecto de mi imagen.

Nada sucede sin acción y eso también se aplica a nuestra imagen y apariencia personal.

Con la llegada de la primavera tienes una excelente oportunidad para dejar atrás lo viejo y darle paso a una nueva versión de ti.   Es el momento de reconocer si hay miedos, incomodidades, viejas creencias o hábitos tóxicos que no te han permitido avanzar hasta ahora.  De ser así, es hora de soltar todo eso que no te permite ver cambios en ti y regalarte un nuevo comienzo.

Tu imagen necesita que la cultives diariamente igual que a una planta.

Necesitas estar consciente de qué es lo que quieres lograr contigo, qué ha estado faltando en tus cuidados diarios o qué te ha funcionado para sentirte bien.  A veces se trata de algo tan simple como organizar el guardarropa o tal vez requiere un análisis más profundo con tu interior para escucharte y saber qué diálogos están influyendo en la  percepción que tienes de ti misma en este momento.

Hay 5 razones por las que todavía no ves esos cambios que quieres en tu imagen o apariencia personal, y cada uno tiene consecuencias que te impiden proyectarte como deseas.

Prefieres ayuda GRATIS

Educarnos gratuitamente tiene sus ventajas y siempre lo promuevo, pues hay contenido de valor accesible en varias plataformas y foros.  Sin embargo, cuando decides consumir todo el contenido gratis o a un bajo costo desde revistas, canales de YouTube, redes sociales y demás, nunca tienes una respuesta acertada y tampoco puedes definir claramente qué es lo que necesitas.  Con esto solo logras abrumarte, confundirte y hasta frustrarte porque no todo el contenido que consumes se ajusta a tus necesidades particulares.  Así que, puedes llevar meses y años buscando «ayuda GRATIS», probablemente sin tener resultados.  ¡Es hora de invertir en ti de una manera diferente!

No tomas decisiones diferentes

Dijiste que usarías más colores brillantes, que querías mantener tu guardarropa en orden y que te atreverías a salir de tus zonas cómodas con otros peinados o usando diferentes accesorios.  ¿Te estás cumpliendo?  Lo que respondas a esto te ayuda a saber si de verdad has aprendido la lección o si todavía necesitas seguir mejorando.  Todas en algún momento caemos en la tentación de ponernos la blusa negra o de usar los mismos collares y esos flats que tanto amamos.  Pero, ¿qué logramos con eso?  Para tener resultados diferentes, necesitas hacer cosas diferentes.  Te invito a escoger la blusa verde, el chaleco de flores, los zapatos «animal print», a recoger el cabello o volver a usar aretes grandes…claro está, cumpliendo contigo, pero sal de esa zona cómoda y observa cómo te sientes.  ¡Te garantizo que notarás el cambio!

Todavía repites hábitos tóxicos

¿Sigues saliendo de shopping sin una lista de lo que vas a comprar?  ¿Otra vez compraste por impulso o porque estaba en especial?  Los hábitos tóxicos nos llevan al círculo vicioso del que a veces es muy difícil salir si no estamos conscientes de nuestra imagen y las emociones que nos invaden.  Soltar el modo automático es necesario para poder corregir estos patrones tóxicos.  Evalúa cómo han sido tus últimas compras o cómo has estado vistiendo.  Sé honesta contigo, ¿qué necesitas trabajar?  Esto incluye tu apariencia.  ¿Te sigues acostando a dormir con el maquillaje?   Si tu respuesta es sí, aquí hay un buen punto a mejorar.

Situaciones inesperadas

Un embarazo, una enfermedad, una pérdida familiar, una mudanza o un cambio de trabajo.  Estas son algunas de las situaciones que pudiste estar atravesando durante estos últimos meses y te han impedido trabajar en ti como quisieras.  Aquí lo importante es que puedas identificar qué cosas están bajo tu control y cuáles simplemente tienes que dejar fluir.   Todo caos siempre vuelve a la calma, cuando así sea, retoma esas metas que tenías con tu imagen y toma las acciones pertinentes.

Las excusas vienen y van

«Es que ahora tengo otro enfoque»…»es que ser mamá me quita mucho tiempo»…»es que nunca he sido muy cuidadosa con los detalles»…»yo soy así, y no necesito cambiar nada»…»quisiera esperar a rebajar unas libras para entonces trabajar otras cosas».  Excusas que te dices y te crees que no te dejan avanzar y tampoco te ayudan a conectar contigo de una manera genuina.  Para poder ver cambios en ti, primero necesitas cambiar tu mentalidad, dejar las excusas a un lado y tomar decisiones diferentes.

La pregunta es:  ¿estás dispuesta a cambiar o mejorar los resultados que has tenido hasta ahora?  Este es el momento de florecer junto a la primavera, empieza hoy tomando acción.  Recuerda que eres la carta de presentación de tus proyectos y tu negocio.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>