El término confianza se define como la creencia y fe que tenemos en otras personas o cosas; también, la seguridad que alguien tiene en sí mismo.  Se debilita o se fortalece dependiendo de las acciones que tomamos como individuos en los diferentes roles que desempeñamos.  Por lo general, cuesta mucho esfuerzo obtenerla y una vez se pierde, se afectan las relaciones interpersonales y nuestro entorno.

La confianza o seguridad que tengas en ti misma es fundamental para poder proyectarte con éxito en cada uno de tus roles, tanto personales como profesionales.  Las mujeres suelen compararse con otras excesivamente y esta acción, consciente o inconscientemente, las lleva a perder seguridad y lacerar su autoestima.  En ocasiones, escucho mujeres decir “mira qué bien le queda eso a ella, si me lo pongo yo se me ve horrible” o “ella lo hace super bien, pero a mí no me sale igual”.  ¿Te identificas?  Todas en algún momento hemos caído en esa dañina comparación.  Sin embargo, siempre hay maneras de reenfocar la atención y ser más compasivas con nosotras mismas.

CULTIVAR LA CONFIANZA EN TI

Esta es una acción de amor propio constante que te recomiendo practicar, pues siempre estarás expuesta a nuevos retos y situaciones donde tu seguridad puede hacerte ganar importantes oportunidades.  Antes de exigir la confianza de otros, primero debes cultivarla en ti.  Aquí algunas formas de lograrlo:

  • Reconoce tus talentos, destrezas y habilidades.  Esto te permitirá mantener el enfoque en ti y no en otras mujeres…recuerda que ser única es tu superpoder, ¡úsalo a tu favor!
  • Sé una estudiante de la vida.  Desarrolla nuevas destrezas, aprende más sobre tu industria o temas de interés, y prepárate siempre para triunfar…mientras más conocimiento adquieres, mejor preparada estás y más confianza experimentarás.
  • Ámate sin condiciones ni límites. Aprecia y valora cada parte de ti, agradécele a tu cuerpo todo lo que puedes hacer con él…haz las paces con aquellas cosas que te incomodan y recuerda que tu imagen está contando una historia de quién eres, cuál es tu pasado, cómo fueron tus circunstancias de niña y muchos otros datos que no puedes cambiar.  Sin embargo, la percepción que tienes de ti aquí y ahora, esa sí puedes transformarla.

Con estas tres acciones simples puedes empezar a darle un giro al asunto de la seguridad en ti misma.  Práctica, práctica, práctica.  Nada se cultiva solo ni por un par de días, se necesita consistencia para desarrollar el hábito de cultivarnos en todos los aspectos.

¿QUÉ BENEFICIOS TIENE CONFIAR EN TI?

Realmente la confianza es un elemento indispensable, no solo para proyectarte con seguridad, sino para emprender cualquier proyecto personal o profesional.  Ya lo dijo Eleanor Roosevelt -“Ganas fuerza, coraje y confianza en cada experiencia en la que realmente te paras a mirar al miedo en la cara”.-  Así que, entre los muchos beneficios que puede traerte la autoconfianza, te comparto los más importantes para mí.

  • Te conduce a ganar mayor influencia y mejores oportunidades.  Si trabajas arduamente con calidad y excelencia en cada uno de tus proyectos de vida, personales y profesionales, las personas verán tu capacidad para hacer que las cosas sucedan y comenzarán a depositar en ti la confianza de trabajar contigo.  De esta manera, llegarán nuevas oportunidades a tocar tu puerta.
  • Produce respeto por parte de otros hacia ti.  El respeto es como la llave maestra de las puertas de la oportunidad, si lo practicas con todas las personas de igual manera, incluso contigo misma, cultivarás relaciones saludables y duraderas.
  • Multiplica tus contactos.  El éxito no llega solo ni ocurre en la soledad.  Necesitarás siempre el apoyo de nuevos contactos que te permitan acercarte a tus metas y posicionarte donde deseas llegar.  Para esto, debes estar muy clara en lo que quieres, lo que ofreces y hacia dónde te diriges.
  • Demuestra que te conoces y te aceptas.  Cuando proyectas seguridad, es porque sabes perfectamente cuáles son tus fortalezas y debilidades; trabajas en ellas y valoras todas las cualidades que te distinguen del resto…aceptas todo de ti, con amor, respeto y compasión.  Esto se refleja con tus acciones, en tu apariencia y en la manera que te desempeñas diariamente.

¿Confías en ti?  ¡Haz que se note!  Recuerda que es un trabajo diario y un acto de amor hacia ti misma.  Si has identificado que es hora de trabajar en tu confianza y en tu proyección, la Asesoría de Imagen es una opción para comenzar a ver cambios positivos en ti.  Si quieres conocer más sobre este servicio, haz clic en la imagen.  Nos vemos en la primera sesión.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>