Muchas tareas por hacer, trabajo, familia, amistades, compromisos profesionales y una lista interminable de metas por cumplir.  Apenas te alcanza el tiempo para detenerte, mirarte al espejo y arreglarte.  ¿Te resuena este escenario?  Esto es muy común entre mujeres multifacéticas y he estado ahí bajo las mismas circunstancias cuando tenía otro estilo de vida.  Afortunadamente he logrado identificar mis prioridades y hacerme consciente de mi propia esencia con todos sus matices.  No es una tarea fácil, tampoco se logra de un día para otro.  Tal vez consideras que es “normal” o “parte de tu rutina” el andar al descuidado o dejándote para después porque tienes otras prioridades o porque todavía no has tomado la decisión de darle a tu imagen la atención que merece. ¡Y créeme que la merece!

Estoy segura que en algún momento te has preocupado por cómo te ven los demás o quizás no te has sentido “bien” con algo de ti, ya sea por el cuerpo, tu rostro, la manera de expresarte, o hasta tu forma de caminar.  Sin embargo, aceptar tu imagen con todo lo que esta implica, bueno y no tan bueno, contribuirá a que proyectes seguridad y bienestar emocional en tu vida diaria.  Para ello, es importante que conozcas qué factores influyen en la percepción de tu imagen y cómo puedes trabajar con ellos.

La autoestima

Este es uno de los factores más determinantes; si no te amas, no te cuidas y no te atiendes, es probable que la percepción de ti misma no sea la más agradable.  Puedes sentir que no eres suficiente, que no te ves como quieres, que no mereces tanto cuidado y que tu ánimo se afecta fácilmente por la opinión de otros o por lo que ves en otras mujeres.

Cambios hormonales

Ya sea por edad, condiciones de salud que los provoquen o cualquier otra razón relacionada, los cambios hormonales comienzan a influir en algunos aspectos físicos de nosotras y esto provoca un malestar en nuestra percepción. “Que horrible me queda esto ahora”, “Ya se me notan las venas o la celulitis”, “No puedo salir sin maquillarme”…estas y muchas otras expresiones comienzan  a ser parte de nuestra rutina frente al espejo, enviando una señal de alerta para la autoestima.  Aceptarnos en cada etapa es vital para lidiar con este factor.

Condiciones de salud

Tiroides, diabetes, dermatitis, trastornos alimenticios, obesidad y muchas otras enfermedades que pueden afectar nuestra piel, el cabello, las uñas y hasta el sistema digestivo.  No soy experta en temas de salud, pero sí reconozco la importancia de empoderarnos de ellos y minimizar los riesgos o consecuencias en nuestra imagen, en términos de estética.  Los estresores son también otro problema común que desencadenan una serie de efectos en nuestra salud.

Maternidad

La maternidad es, sin duda alguna, uno de los factores que puede cambiar la percepción de una mujer respecto a su imagen.  Los cambios corporales, hormonales y el nuevo estilo de vida que acarrea este proceso, pueden ser determinantes a la hora de proyectarse como desea y dependerá de cuán saludable esté su autoestima para aceptar cada cambio que experimente.

Creencias o conductas aprendidas

Tu crianza, los ideales de belleza que se han promovido a través de la historia, los medios de comunicación impresos o digitales, y las creencias que has desarrollado como consecuencia de lo que viste o escuchaste en tu niñez, son otro factor perjudicial para la percepción que ahora puedes tener de tu imagen.  “Tienes que comer menos”, “Estás muy flaca”, “Ese pelo hay que alisarlo”, “Ese estilo no es para ti”, y un largo etcétera de opiniones que venimos escuchando, ahora se convierten en nuestros enemigos cuando nos paramos frente a un espejo.  Buscar ayuda para desaprender estas viejas creencias y soltarlas, es lo mejor que te puedo recomendar para iniciar un proceso de cambio integral.

[OJO:  La asesoría de imagen no necesariamente soluciona estos issues;  tal vez necesitas la ayuda profesional de una nutricionista, un dermatólogo, un entrenador personal, una terapia psicológica o un buen servicio de SPA…pero igual, el asesoramiento de imagen es una alternativa que puedes considerar]

Recuerda:  tu imagen es ÚNICA, no perfecta. Mejorar la percepción que tienes de ella, es un proceso que requiere de disposición, madurez y compromiso de tu parte.  Puedo ayudarte en tu proceso de mejoramiento, escríbeme.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>