Lo que compras, al igual que el “closet”, habla de ti

¿Cuántas prendas de ropa tienes en tu “closet” con la etiqueta puesta?  Eso puede ser la primera pista para identificar cómo, cuándo y por qué has estado comprando.  A la hora de comprar, las emociones siempre están presente, así que lo ideal es que puedas reconocer conscientemente cuáles son las emociones que experimentas cuando vas de “shopping” acompañada o sola.  Usualmente es un impulso motivado por la emoción del momento lo que te lleva a comprar algo, aunque sepas que no lo necesitas.

Autoevalúate

¡Saca lápiz y papel!  Para evitar que ese impulso se apodere de ti constantemente, necesitas hacer una autoevaluación consciente. Para esta tarea también es importante que te conozcas a nivel personal y físico; qué tipo de silueta tienes, qué colores te sientan mejor cerca del rostro, cuál es tu estilo al vestir y qué tipo de actividades diarias realizas, incluyendo las de índole profesional o laboral.  Esto te ayudará a saber exactamente lo que debes o no incluir en tus próximas compras y no “agarrar” lo primero que se te antoje sin representar nada de ti.

Algunas de las preguntas que puedes hacerte son:

  • ¿Qué me llevó a comprar lo que todavía tiene etiqueta en el “closet” y no he usado?
  • ¿Cómo me sentía el día que compré esos zapatos que casi nunca uso?
  • ¿Por qué todo lo que tengo en el “closet” es negro?
  • ¿Cuáles son las prendas que siempre uso?
  • ¿Cuánto gasto cada mes en ropa, zapatos o accesorios?
  • ¿Qué compro cuando me siento emocionada, molesta, frustrada, satisfecha, cansada…[inserta aquí todas las emociones que puedes sentir y responde la pregunta]?

Anota todas estas respuestas, pues esto te ayudará a revisarlas cada vez que te sientas perdida contigo misma o te veas tentada a repetir malos hábitos.  Escribirlo también será útil para que puedas conectar con el ejercicio y que no solo se quede en una idea mental.

Antes de comprar…

Asegúrate de responder las preguntas anteriores y cuando tengas un panorama claro de cuáles han sido los hábitos en cada compra, entonces decide qué es lo que quieres mejorar en tus decisiones de compra.  Por ejemplo, si has estado comprando cada vez que tienes un buen día en el trabajo o logras algo que querías a nivel personal, es probable que hayas comprado muchas veces con la excusa de “yo me lo gané o yo me lo merezco”.  No dudo que sí te lo merezcas, sin embargo, no necesariamente podías,  querías o necesitabas comprarlo.  Ahí está el problema que se convierte en un hábito tóxico, pues no es una acción consciente.  Esto pasa con ropa, zapatos, joyería, carteras, y hasta con artículos para la decoración del hogar o tu área de trabajo.  En mi caso, siempre tengo tentación o excusa para comprar un nuevo journal; y lo he trabajado haciendo el ejercicio de cuestionarme por qué lo compro o para qué.

De acuerdo con Pedro Campos, anfitrión del podcast La vida minimal, hay tres voces que debes atender cuidadosamente para evitar caer en el consumismo impulsivo.  Estas son:  “te lo mereces”, “está en especial” y “este producto te cambiará la vida”.  Pedro le llama “los diablillos del consumismo”; yo le llamo las trampas de la mente inconsciente.  No se trata de que no compres, sino de hacerlo sabiamente.  De hecho, en lugar de comprar y consumir en tiendas de moda rápida, como Forever 21, H&M o Zara, también puedes optar por revisar lo que ya no usas e intercambiarlo en tiendas de segunda mano para aportar al ciclo saludable de la ropa.

Otro ejercicio importante que te recomiendo hacer es presupuestar tus gastos para todo lo relacionado a la compra de ropa, accesorios, zapatos o carteras.  Si conoces exactamente cuáles son tus rutinas diarias y qué necesitas, esta tarea te resultará un poco más llevadera y hasta te ahorrará dinero y tiempo.  ¿Nunca encuentras nada en las tiendas?  Hmmm…aquí hay otro hábito que quizás no has identificado. Por lo general, no se trata de que no hay nada para ti, sino que estás visitando la tienda equivocada; si es así, necesitas indagar más en ti, conocerte mejor.

Evalúa, también, si eres de las que compra algo todos los meses o si, por el contrario, pasan años y no renuevas tus prendas.  Una cosa no es mejor o peor que la otra.  Mi recomendación es que si quieres lucir una imagen siempre moderna y que te haga sentir bien, la tarea de organizar tu “closet” y comprar sabiamente aquello que necesitas es importante para poder tomar decisiones más conscientes e inteligentes.  Recuerda que sentirte bien, es verte bien.  Por último, nunca vayas de compras sin saber qué necesitas y si es esencial en tu espacio.

Te puede interesar: Tu “closet” habla, escúchalo

Si necesitas ayuda con la tarea de las compras, también podría funcionarte el Asesoramiento de Imagen.  Es un proceso en el que te conoces mejor desde tu interior para potenciar tu estilo, resaltar tus atributos, sanar la relación que tienes contigo, comprar inteligentemente y disfrutarte el “closet” ideal que siempre has soñado.  ¿Estás lista para invertir en ti?  Coordina tu llamada de evaluación, escríbeme a dearblazerblog@gmail.com o contáctame a través de mis redes sociales.  Estaré encantada de ayudarte en este lindo proceso de descubrimiento personal.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>