Si has pensado en ser madre o incluso si ya lo eres, es probable que te hayas hecho esta pregunta antes.  En muchas ocasiones es necesario hacer grandes sacrificios, incluso con la familia, para poder disfrutar del éxito que deseas.  Se requiere mucha paciencia, dedicación, compromiso, enfoque y perseverancia para no rendirte antes ni durante el proceso de cumplir con tus metas.  Algunas mujeres deciden no tener hijos hasta completar sus estudios o una meta en particular, pues piensan que no podrán cumplir con su rol de madre mientras se desempeñan como profesionales y atienden sus diversos compromisos.

En este mes en que las celebramos, me di a la tarea de conversar con cuatro mujeres que, además de ser madres, tienen una vida profesional exitosa y nos confirman que el no poder hacer ambas cosas es uno de los tantos mitos que la sociedad nos ha impuesto.  Les comparto sus historias y cómo cada una de ellas lo han logrado.

Ada Denisse Reyes

Ada tiene 36 años, es mamá de Mathew Javier y muy pronto de Dylan.  Trabaja como Profesional de Recursos Humanos hace más de 10 años en Adecco, donde comenzó como recepcionista y, eventualmente, fue escalando otros puestos que le ayudaron a maximizar sus conocimientos.  Como mujer, es una persona independiente, responsable, decidida, disciplinada y perfeccionista.  Su esposo Carlos la describe como “una mujer excepcional”.

Cuando le pregunté: ¿cómo eres de mamá?, me respondió:  “¡bien mamá gallina!, sonriendo.  Soy bien embelecosa, cariñosa, juguetona y protectora.  Mi hijo es un milagro de vida”.  Durante los últimos meses de su primer embarazo, Ada sufrió de preeclampsia y casi muere durante el parto.  Por lo que, había muchas probabilidades de que el niño sufriera múltiples condiciones de salud.  Afortunadamente, Mathew creció sano y es la felicidad de su hogar.  Además de ser madre, Ada Denisse disfruta su rol de ser esposa y dice que “no es tan difícil”.

Ser esposa y madre es una cuestión de saber manejar el tiempo”.

Ada vive enamorada de su esposo, con quien comparte las responsabilidades del hogar y las tareas que involucren el cuidado de su hijo.  “Esposo vino primero, siempre fomento la parte de ser pareja.  La comunicación y la confianza es super importante.  Al tener un hijo varón, se hace más cómodo.  Los veo jugando juntos y me enamoro otra vez, es two ways”.  Lo que más disfruta de ser madre son las etapas de crecimiento de su niño.  “El bunding que se forma desde los primeros meses es priceless”.

Lo que se siente no es amor, es algo inexplicable”.

Antes de finalizar mi conversación con Ada, le pregunté:  “¿Qué consejo le das a otras mujeres que quieren ser madres, pero son profesionales y le temen a no poder cumplir con todos sus roles o descuidar alguno de ellos?”  Ada me respondió:  “Se puede.  Tienen que ser disciplinadas y saber que son dos cosas separadas.  En el proceso se disfruta, que no le tengan miedo.  Ser madre es un instinto, nadie nace sabiendo cómo hacerlo”.

Conozco a Ada hace muy poco tiempo y les puedo decir que lo más que admiro de ella, además de su naturalidad, es la manera en que proyecta el amor que siente por su hijo Mathew y por su esposo Carlos.  Me parece que es importante tener una vida personal exitosa antes de aspirar a desempeñarte en la parte profesional.


Neysha Álvarez

Neysha y yo nos conocimos por una linda casualidad cuando teníamos como 12 años. Sí, ¡hemos crecido!  Desde entonces, es mi mejor amiga y la he visto convertirse en la mujer que es y admiro hoy.  Tiene 28 años y trabaja como representante de servicio al cliente en el banco Wells Fargo en el estado de Florida.  Actualmente, cursa su último año académico en la Universidad Central de Florida.  Cuando tenía 19 años, se convirtió en madre de Jaydem mientras compartía en una relación con su actual esposo Isaías.

Neysha se describe como una mujer muy segura de sí misma, con una actitud positiva ante la vida, perseverante, soñadora y con la capacidad de aprovechar al máximo las oportunidades para hacer sus sueños realidad. Como madre, trata de ser un modelo a seguir, especialmente en la educación, pues además de querer lo mejor para su hijo, lo más que anhela en la vida es que sea un hombre de bien.

Cuando se convirtió en madre, siendo tan joven, fue muy difícil adaptarse a sus múltiples roles, pero aprendió a identificar sus prioridades y, eventualmente, logró tener un buen balance en la distribución de su tiempo.  Esto la ayudó a alcanzar muchas de sus metas. “Aunque no fue fácil, algo que siempre tuve muy claro fueron mis metas personales, y jamás me permití dejar la escuela o el trabajo”

Para Neysha, ser madre es como una sorpresa contínua…hay algo nuevo y diferente que disfrutar a cada momento.  “Me encanta ver a mi hijo crecer alegre, verlo activo, pasar tiempo de calidad con él y recordarle lo mucho que lo amo”.  En su rol como profesional, la llenan de gran satisfacción los retos en el área de trabajo.  Recientemente fue reconocida por su excelente labor durante su primer año como parte del banco donde trabaja.

Me encanta aceptar responsabilidades que me ayuden en mi desarollo profesional”.

Neysha siempre ha sido una de las amigas que más admiro, respeto y quiero.  He sido testigo de sus momentos de frustración y tristezas, pero también de alegrías y triunfos.  Aunque estamos lejos, es una de esas personas especiales que la distancia no puede separar.  Cuando le pedí que fuera parte de este invento, no lo pensó para decirme que sí.  ¡Gracias amiga del alma!

Quizás este sea el mayor desafío para una mujer, pero en mi opinión, ser madre no implica renunciar a tus sueños profesionales, solo es cuestión de pasión, organización y disciplina para lograrlo”.  -Neysha Álvarez


Ana Brotons

Ana es investigadora académica y empresaria.  Tiene un negocio de consultoría de mercadeo llamado CoMark.  Se describe como una mujer perseverante, luchadora y empática.  Trabaja mucho y le gusta dar el máximo en las cosas que hace.  ¡Es una fajona!, como decimos por ahí.  Además de consultora en CoMark, Ana se desempeña como mamá de una niña de un año.  Cuando le toca cumplir con sus responsabilidades, ella y su esposo se comunican mutuamente para apoyarse y remar en la misma dirección.

He aprendido a pedir ayuda y a delegar, pero sobre todo, sacando tiempo para mi esposo y para mí como ‘novios’.  Cuando conseguimos cuido vamos a comer, o al cine, o simplemente a algún lugar a hablar”.

Lo más que Ana goza de ser madre es ver lo nuevo que su hija hace cada día, ver cómo ella se disfruta las pequeñas cosas y sobre todo ver su sonrisa.   El abrazarla, apretarla y enseñarle nuevas cosas; ver cómo la niña la observa detenidamente.  En su rol como investigadora académica, disfruta el reto de seguir aprendiendo y como empresaria, el poder aportar con sus conocimientos al crecimiento de los negocios.

A todas las mujeres que se encuentran en la incertidumbre de no saber si podrán cumplir con ambos roles, tanto el de ser profesional como el de ser madre, Ana les recomienda que acepten y abracen el hecho de que las cosas ya no serán como antes.  Además, que aprendan a pedir ayuda y delegar.

Nadie hará las cosas como uno, pero no importa, se logran de todas formas y nos alivianan.  Hay que soltar el perfeccionismo y aceptar que no siempre tendremos el control de las cosas, hay que fluir y soltar el control”

Conocí a Ana Brotons en una de las dinámicas que hace Cynthia Martínez del blog My Barely Famous Life en sus bootcamps de emprendimiento.  Observé la empatía en ella, pues compartió conmigo un pequeño espacio que quedaba en la mesa de dicho taller al que asistimos.  Un día cuando estaba preparando mi lista de temas para el blog, se me ocurrió hablar sobre esas madres que he conocido y que he visto haciendo lo que aman, a pesar de que tienen múltiples responsabilidades o roles con los cuales cumplir.  Realmente es admirable la labor que realizan y nos dan la motivación para continuar siendo perseverantes, aunque no todas seamos madres.

Me gustaron mucho estas últimas palabras de Ana y las comparto porque también me considero “una fajona” y estoy de acuerdo en que podemos cumplir con todo si nos disciplinamos y tomamos control de nuestro tiempo.

Habrán días de mucho cansancio, pero lo importante es seguir hacia adelante y no pretender que todos los días sean buenísimos.  A una amiga y a mí nos encanta la frase: La vida no es esperar a que pase la tormenta, es aprender a bailar bajo la lluvia“.


Joselind Gracia-Lugo

Joselind es profesora de moda digital e ilustración en la Escuela de Bellas Artes Plásticas y la Universidad del Turabo en Gurabo.  Tiene 34 años y es madre soltera.  Se describe a sí misma como una mujer independiente, fuerte, intelectual, emocional y con un buen sentido del humor.  Como madre, es amorosoa, sensible y “la payasa de su hijo de 5 meses”.  Lo más que disfruta de ser mamá es ver a su hijo crecer y desarrollarse mental, emocional y físicamente.  Además, se goza la sonrisa de su bebé todas las mañanas y al recogerlo en el cuido en las tardes.

Él me recibe con una sonrisa de amor que me hace derretir el corazón y olvidar todas las frustraciones del día”.

Como profesora, disfruta de educar a nuevos estudiantes, enseñarle nuevas técnicas sobre ilustración y ver cómo ellos pueden aplicar esos conocimientos a sus proyectos.  Ese aprendizaje es recíproco, pues Joselind también recibe muchas enseñanzas de parte de sus estudiantes, quienes la mantienen actualizada con todo lo que está sucediendo en el mundo de la moda y la tecnología.

Como madre soltera y profesional, Joselind le aconseja a otras mujeres “que no se rindan”, aun cuando las cosas parezcan difíciles y el cansancio las quiera vencer.  Si tienen pareja, es bien importante tener ese apoyo y que ambos trabajen en equipo por un fin común que es el bienestar de su hijo(a).

Uno puede tenerlo todo; mientras que uno piense en forma positiva, tener claro lo que deseas para tu hijo(a), y un buen sistema de apoyo emocional de parte de tu familia y amistades”.

Con relación a la carrera que estén ejerciendo como profesional, recalcó que “es importante que no intervenga en el tiempo especial de sus hijos”.  Joselind fue mi profesora de ilustración cuando estudié Diseño de Modas y siempre ha sido muy cordial y amigable conmigo, aun después de graduarme.  Como profesora es excelente y como mujer extraordinaria.

¿Que de vez en cuando hay que hacer sacrificios? Pues claro que sí, pero los logros superan cualquier obstáculo.  Como mujer, entiendo que somos capaces de hacer lo que nos propongamos y hacerlo bien, y en esas estamos”.

Estas cuatro madres profesionales tienen algo en común.  Todas están enfocadas, mantienen una actitud positiva ante la vida y sus circunstancias.  Planifican, se organizan y tienen claras sus prioridades.  Me parece que esos son los mejores ejemplos que podemos emular de ellas en nuestros distintos roles.  Gracias por sus palabras.  Las admiro y respeto muchísimo.

¡Felicidades siempre!  No solo por ser madre, sino por inspirarnos a lograr todo lo que soñamos con uno o mil roles que atender.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>