Diversos compromisos que atender, mucho estrés, largas horas de trabajo, cero descanso y poco tiempo para ti. 

¿Te identificas?

Si tu respuesta es sí, definitivamente llevas un ritmo de vida estresante y caótico.  Esto suele pasar cuando tenemos puestos de trabajo de mucha responsabilidad, y a eso se le suman las tareas del hogar u otros asuntos personales que siempre surgen.  Pero, ¿te has dado a la tarea de encontrar un balance? ¿Tienes espacio para la salud en tu agenda?  Si aún no lo has hecho, es momento de que tomes consciencia y comiences a desarrollar mejores hábitos que, a largo plazo, traerán beneficios no solo para tu salud, sino en términos económicos.

Aunque a veces se nos haga dificil detenernos, la evidencia científica ha demostrado que “hacer una pausa es necesaria para ser más productivos, resilientes, saludables y hasta felices”.  Hace algunos meses experimenté una condición de salud física que se originó por varios factores.  Entre ellos, la mala postura frente a la computadora, el uso de una silla inapropiada por largas horas de trabajo durante los pasados dos años, mucho estrés diario y poca o ninguna actividad física que me permitiera un espacio para recargar mis energías.  ¿Qué hice?

¡Renuncié!

¿Qué?  Sí, dicha situación me obligó a renunciar a mi empleo, pues tenía que escoger entre seguir trabajando sin dedicarme tiempo o estar bien para continuar dando lo mejor de mí en todos mis roles, y poder manifestar mis sueños y metas.  Con esto descubrí cuán tóxico es el estrés diario y cuánto puede afectarte si no logras establecer ese balance que es tan necesario para tu salud física, mental y espiritual.

Luego de un largo y lento periodo de recuperación, comencé a practicar yoga, que es una de las opciones más recomendadas para relajarnos e integrar hábitos saludables en nuestro estilo de vida.  Como nunca había hecho esto, contacté a Nayda Fernández de PR Loves Yoga, quien fue clave para animarme a dar ese primer paso en mi proceso de recuperación no solo física, sino mental y emocional.

Contrario a lo que muchos puedan pensar, los beneficios a la salud practicando yoga se logran con posturas básicas, no es necesario avanzar a posturas complicadas, pero al igual que otras modalidades de ejercicio, la práctica y consistencia es lo que te ayudará a largo plazo.  Así que, te comparto algunos de los mejores beneficios de esta práctica, desde la experiencia y el conocimiento de Nayda, para que también te empoderes de tu salud.

BENEFICIOS MENTALES

De acuerdo con estudios clínicos realizados en los Estados Unidos, el 90% de las personas que practican yoga logran reducir el estrés, la ansiedad y la depresión.  Los ayuda a dormir mejor, mejorar la concentración y la memoria, entre otros.  Puedes comenzar con ejercicios sencillos de respiración y meditación.  Se recomienda al menos 15-20 minutos diarios. La meditación y los ejercicios de atención plena te ayudan a reducir la presión sanguínea, cambiar el ritmo cardiaco, fortalecer tu sistema inmunológico, mejorar la claridad mental y la concentración.

Creas un “espacio” de “detox mental.  -Nayda

BENEFICIOS FÍSICOS

Flexibilidad, balance y fuerza muscular son solo algunos de los beneficios que tendrás practicando yoga regularmente. Si deseas bajar de peso, te ayuda también porque en la medida que tonificas, vas reduciendo el cortisol que es la hormona que produce el cuerpo como respuesta al estrés.  Si tu plan es bajar un par de libritas es un “win-win situation”. De hecho, en el 2012 The Lancet publicó un estudio que demostró que la inactividad física es más costosa y tiene mayor riesgo de muerte que el hábito de fumar.

La buena noticia es que con esta práctica de yoga en tan solo una hora que le dediques diariamente te ayudará a erradicar los riesgos que una vida sedentaria produce. -Nayda

Por otro lado, te motivarás cada día a comer mejor. El yoga como filosofía de vida invita a nutrir nuestro cuerpo y mente eligiendo conscientemente nuestros alimentos y pensamientos. Por tal motivo, verás que muchos yogis eligen ser vegetarianos, practicando así una de sus creencias, Ahimsa, que significa no hacerle daño a ningún ser vivo viviendo en amor compasivo.

BENEFICIOS ESPIRITUALES

Los ejercicios combinados de asanas (posturas), pranayama (respiración) y dhyana (meditación) estimulan la producción de endorfinas en el cuerpo, digamos que son las hormonas de la felicidad o analgésicos naturales, lo que logra disminuir la actividad de nuestras ondas cerebrales y nos da sensación de bienestar.  En otras palabras, cuando practicamos yoga pensamos menos y eso conlleva, sin lugar a dudas, a un estado de paz interior.

¿Ahora entiendes por qué compañías como Google, Apple, Ford, Facebook, entre muchas otras multinacionales han incorporado programas de mindfulness o manejo de estrés como parte integral de los beneficios a sus empleados?

Yo lo entendí perfectamente y logré reconocer que invertir en mi salud no es un lujo, sino una beneficiosa decisión que me ha aportado paz, mayor balance y mucho bienestar.  Lo importante es comenzar y luego poco a poco ir añadiendo hábitos saludables que te ayuden a reemplazar los hábitos disfuncionales o aquellos que no te hacen bien.

Si ya sabes lo que tienes que hacer, y no lo haces entonces estás peor que antes.-Confusio

Gracias a Nayda Fernández por su colaboración en la redacción de este artículo para el bienestar de todas las mujeres profesionales, emprendedoras y poderosas.  Que podamos seguir aportando mucha luz al mundo…cuidándonos.

Invierte en tu bienestar y empodérate de tu salud desde hoy.

Fotos: Jeam Pierre González

NAMASTÉ

  1. Me fascina hacer yoga y de hecho me encantaría hacerlo más a menudo. Los beneficios que experimento después de varias sesiones son fenomenales y los siento en mi cuerpo, en mi mente y en mi espíritu. Gracias por compartir la información.
    Nicy Superstar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>