Vestirnos para el trabajo puede convertirse a veces en un dolor de cabeza.  Usualmente encontramos la ropa, pero nos falta esa idea de cómo complementarla para hacer que luzca diferente.  Hay cuatro complementos básicos que, aunque no son parte de la vestimenta, me ayudan a darle un último toque al outfit sin complicarme demasiado.

1.   Cabello.  El peinado para el trabajo no tiene que ser algo muy sofisticado ni elaborado.  Si eres amante de la plancha como yo, el cabello lacio es una opción elegante, sencilla y clásica.  Es lo más accesible para la gran mayoría de las chicas y siempre luce espectacular, excepto cuando el día anda húmedo.  Para esos casos, un par de ondas naturales no están nada mal y son super fáciles de hacer.  Si no nos da tiempo de lavarlo o darle el retoque de plancha, una donita al estilo de “JLo” o el famoso ponytail nos resuelven el día.

2.  Maquillaje.  Siempre recomiendo un maquillaje sencillo, delicado y natural.  Cuando vamos al trabajo buscamos tener lo más práctico posible.  Si utilizas sombras, puedes optar por colores neutrales y un delineador para definir los ojos con una buena mascara que te alargue las pestañas.  Para los labios, los tonos rosados, peach o nude son ideales, pero hay días que merecen un buen rojo.  Así que, no te cohibas para usar colores brillantes.  El rubor también es importante, no lo olvides.  Con eso basta para darle a tu rostro luz y vida de una manera sencilla y práctica.

3.  Accesorios.  Cuando hablo de accesorios me refiero a la joyería, carteras, bufandas, entre otros.  La joyería es un elemento muy importante para darle el toque chic a tu outfit y resaltar tu lado feminista.  En este aspecto me gusta ser minimalista porque, además de ser incómodo, no es muy apropiado llegar a la oficina con el collar estrambótico que llega hasta la cintura, o las pantallas gigantes que están de moda ni las 10 pulseras que hacen mucho ruido y te llegan hasta la mitad del brazo.  En esta ocasión, llevo puesto el collar vida creado por Gelyc Design, un proyecto encantador de Angie Vázquez, puertorriqueña emprendedora que admiro mucho.  Puedes pedirle el collar como te guste y ella te lo diseña exclusivamente para ti.

Hay otros accesorios que me ayudan a darle variedad a la vestimenta como las bufandas o medias.  Si uso bufanda, opto por recoger el cabello y acompañarla con un blazer cerrado.  Las medias son super chic y se usan mucho en temporada de otoño-invierno.

Para la cartera, recomiendo que sea de un tamaño mediano donde podamos llevar, por lo menos, una libreta pequeña de anotaciones y nuestras cositas de mujeres.  Nunca consideres el bolso gigante de playa ni el monedero donde solo caben las tarjetas, ninguno de los dos es una opción muy cómoda.

4.  Zapatos.  Aunque no es lo primero que usualmente nos miran, los zapatos también son importantes.  Si trabajas en un lugar donde tienes que caminar mucho durante el turno, un tacón bajito es lo primero que debes considerar.  Los colores básicos como negro, gris, nude y algún tono de marrón son un must en tu closet.  Evita los tacos con diseños demasiado llamativos o de muchos amarres.  Para el ambiente de trabajo no queremos resaltar por los zapatos más in, sino por nuestras cualidades como profesional y por lucir siempre una imagen segura e impecable.

Para lucir profesionalmente chic no tienes que complicarte.  Recuerda siempre que tu mejor accesorio es la sonrisa, ¡no la dejes en casa!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>