Si eres una mujer curvy es posible que siempre tengas una excusa de esas que nos inventamos o que nos hacen creer los demás.  Pero, ¿sabes qué?  Cuando se trata de lucir profesional y elegante, las tallas no son una excusa.  Es un mito que por ser size plus “no te vas a ver muy bien”.  Afortunadamente “el cuerpo ideal” de las pasarelas ya pasó a un segundo plano y hemos comenzado a querernos y aceptarnos un poco más tal cual y como somos, con o sin curvas.

¿Elegir tu outfit es un dolor de cabeza?

Pues te aseguro que no lo será más.  Todo es cuestión de identificar aquellos aspectos que te permitirán proyectar lo mejor de ti en todo momento.  Para lograrlo, te comparto 3 pasos importantes que debes seguir antes de poner cualquier excusa que te limite a la hora de vestir.

Paso #1

Identificar los colores, accesorios y estilos que resaltan mejor tu figura voluptuosa

Hay textiles, estampados, estilos y diferentes texturas que pueden ayudarte a disminuir visualmente las áreas que deseas o destacar tus mejores atributos.  Estas son algunas de las opciones que puedes considerar:

  • Colores sólidos y oscuros.  Esto te ayudará a disimular tu talla, y así lograrás mostrar una figura más estilizada.  Evita hacer combinaciones de varios colores o el famoso color blocking en una misma vestimenta; por el contrario, elige opciones monocromáticas.  No descartes los estampados, pero opta por patrones de líneas verticales y diseños pequeños.
  • Accesorios.  Mientras más simples mejor.  Los collares largos son una buena opción para crearle verticalidad al look.  Evita sobrecargarte con pulseras anchas o pantallas demasiado grandes.  Las carteras deben ser de tamaño mediano o grande y tus zapatos no deben tener amarres en los tobillos para evitar que tu pierna se vea más ancha o corta.  Las correas finitas con pantalones altos pueden lograr que tus piernas luzcan más largas, si es lo que deseas.
  • Estilos.  Pantalones, vestidos y faldas de corte recto, blusas de manga larga o 3/4, escotes en “V”, corte imperio (con entalle bajo el busto) y chaquetas de corte largo son alternativas que te favorecen.  No olvides que la ropa interior juega un papel muy importante.  Usa siempre tu talla, no más grande ni muy pequeña.

¡Cuidado! No caigas en la trampa de la moda y la obsesión por TENER.  No necesitas más de 10 piezas de ropa para poder vestir bien.  Los básicos te ayudarán a crear y recrear un look diferente cada semana.

Paso #2

Hacer compras inteligentes

Es importante que cuando hagas tus compras, selecciones piezas intercambiables que puedas utilizar más de una ocasión de diferentes maneras.  No compres porque “está en especial” o porque es lo más “trendy”.  Selecciona lo que mejor y más cómoda te haga sentir.  Algunas de las opciones que puedes añadir a tu compra son:

  • chaquetas o cardigans
  • pantalones de color sólido
  • zapatos cerrados de color neutral
  • accesorios de colores neutrales y metálicos como dorado o plateado
  • vestido negro (must-have)

Paso #3 

¡Ser tú!

El tercer paso es ocuparte de ser tú, sonreir y caminar con toda la seguridad del mundo.  Olvídate de lo que usó JLo o cómo le queda el pantalón a la influencer que sigues en Instagram.  Cada mujer tiene sus atributos y un estilo que la distingue.  Si encontraste el tuyo, es momento de que comiences a lucirlo sin remordimientos.

Recuerda…

  • Un poquito de amor propio puede hacer que te veas fabulosa.  Disfruta de ser quien eres y como eres.
  • No le des espacio a las excusas para determinar cómo te quieres sentir.
  • Verte bien y lucir una imagen profesional, no depende de tu cuerpo, sino de ti y de tu actitud.

¿Todavía tienes dudas de cuán hermosa y poderosa eres?

Prueba una de estas opciones para añadirle lindura a tu imagen…

  • Hazte un cambio de look, ya sea un corte o el color de cabello, atrévete a cambiar
  • Toma tiempo para disfrutar un rato de playa, reir con una amiga o disfrutar de un buen café en Latte que Latte
  • Visita un SPA y disfruta de un masaje corporal que te llene de energía positiva y relajación

Siento que soy la jeva más jeva del universo, estoy en paz con mi cuerpo, me siento bien y agradecida con él por cargarme.  Ana Castillo

Gracias Ana, no solo por ser mi musa para este artículo, sino por llevar el mensaje de que todas somos bellas con o sin “un cuerpo ideal”.  Y la mejor parte, siendo auténticas, libres y felices.  Llevas el Verbo en la Piel.


Los espacios vintage y coloridos de las fotos son en Latte que Latte, un lugar para todos los corazones cafeteros.  ¡Visítalos!

  1. Me encantó el artículo, me fascina que incluiste ejemplos de cada categoría y adoro a esa muchacha que usaste de modelo. ¡Qué mujer más linda!
    Gracias por incluirnos a las chicas “curvy”, “plus size” y simplemente por pensar en otros tipos de cuerpo.
    Besitos de coco,
    Nicy

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>